¿Qué es la Fibra Alimentaria?

¿Qué es la Fibra Alimentaria? La fibra alimentaria es un tipo de carbohidrato que, a diferencia de los otros carbohidratos que ya hemos analizado, no se puede descomponer en moléculas de azúcar digeribles.


Esto quiere decir, que la fibra pasará a través de todo nuestro tracto gastrointestinal sin ser absorbida por nuestro cuerpo. Y básicamente este la propiedad básica de este tipo de carbohidrato.

Sin embargo, en su recorrido, la fibra cumple funciones muy importantes para nuestro cuerpo.

La fibra alimentaria es importante para la digestión y la regularidad de la motilidad intestinal, el control del peso, la regulación del azúcar en la sangre, el mantenimiento del colesterol.

Incluso se la ha relacionado con un aumento de la longevidad y una disminución del riesgo de padecer cáncer, aunque la verdad es que no existe ningún estudio concluyente que avale estas dos afirmaciones.

LA FIBRA SOLUBLE Y LA FIBRA INSOLUBLE


La fibra se puede clasificar en dos categorías: fibra soluble e insoluble.

  • LA FIBRA SOLUBLE, como la pectina, las gomas y los mucílagos, se disuelve en agua.
  • LA FIBRA INSOLUBLE, como hemicelulosa, celulosa y lignina, no se disuelve en agua.

¿Cuál es la diferencia a nivel nutricional entre cada tipo de fibra? En el cuerpo, la fibra soluble se disuelve y se convierte en una sustancia gelatinosa. La fibra insoluble, en cambio, conserva principalmente su forma mientras está en el cuerpo.

¿Qué es la Fibra Alimentaria? 1

Pero tanto las fibras solubles como las insolubles tienen importantes beneficios en nuestro cuerpo.

Se sabe que la fibra soluble ayuda a disminuir los niveles de glucosa o azúcar en sangre. Incluso ayuda a reducir el colesterol en la sangre.

La fibra insoluble, por otro lado, acelera el paso de los alimentos a través del sistema digestivo. Esto ayuda a mantener la regularidad de la motilidad intestinal y a prevenir el estreñimiento. También aumenta el volumen fecal, lo que facilita el paso de las heces.

¿En qué alimentos podremos encontrar fibra te preguntaras, no? Podemos encontrar la mayoría de los alimentos de origen vegetal contienen fibra soluble e insoluble, pero las cantidades de cada uno varían en los diferentes alimentos.

Buenas fuentes de fibra soluble incluyen a los frijoles, lentejas, avena, guisantes, cítricos, arándanos, manzanas y cebada.

Las buenas fuentes de fibra insoluble incluyen alimentos con harina integral, salvado de trigo, arroz integral, coliflor, papas, tomates y pepinos.

Algunos alimentos, como las nueces y las zanahorias, son buenas fuentes de ambos tipos de fibra.

Deja un comentario